• 0 Items - 0.00
    • Tu carrito está vacío.
cazuelasaluminio

Feliz Viernes a todos. Hoy en Ovum es día de consejos; vamos a contaros cuáles son, según nuestra humilde opinión, las mejores ollas par cocinar. Ahí van unas preguntas que nos hemos hechos antes de empezar: ¿Cuáles son los materiales más adecuados para cocinar nuestra comida? ¿Qué ollas y sartenes debemos elegir? ¿Es mejor una olla de acero inoxidable o de aluminio? Aquí están las principales indicaciones sobre el tipo de material a ser utilizado en contacto con los alimentos, con todos sus pros y contras. ¡No te pierdas una coma!

1. Aluminio

Pros: las ollas de aluminio son ligeras y tienen una alta conductividad térmica. El calor se distribuye uniformemente en todas las superficies de la olla, tanto en la parte inferior como en las paredes. Esto disminuye el riesgo de sobrecalentamiento y quema local del alimento.

Contras: ollas de aluminio están entre las más utilizadas en restaurantes, pero en casa pueden ser difíciles de limpiar. Lavarlas en la máquina o con productos de limpieza fuertes pueden dañarlas. No son adecuadas para cocinar alimentos ácidos, como los tomates, por ejemplo, para la preparación de salsas, porque los vestigios de aluminio se pueden pasar a la comida.

2. Acero

Pros: las ollas de este material están generalmente compuestas de acero inoxidable, un material muy resistente, que las hace duraderas y fáciles de limpiar. La conductividad térmica baja del acero inoxidable es ideal para cocinar alimentos que requieran el uso de agua, como la ebullición.

Contras: el acero inoxidable se obtiene a partir de una aleación de níquel y cromo, que puede añadirse a otros metales, como el titanio, que es necesario para aumentar la resistencia a la corrosión. El acero inoxidable contiene 18% de cromo y de 8 a 10% de níquel. En general se habla de acero inoxidable 18/10. Esto sugiere que el uso de ollas de acero pueden ser inadecuadas para las personas que sufren de alergias o intolerancia a metales como el níquel y el cromo.

3. Cobre

Pros: el cobre tiene una conductividad térmica muy alta, lo que lo hace adecuado para fabricar ollas y sartenes. El estaño se realiza de forma artesanal. Los utensilios hechos con cobre duran para siempre, porque pueden ser estañados al interior y pulidos por fuera. En casa, el cobre se puede limpiar fácilmente con jugo de limón.

Contras: los mayores recipientes de cobre pueden ser pesados y poco prácticos. No son adecuados para el lavado en el lavavajillas, ya que pueden dañarse. El cobre en sí no es adecuado para contacto con alimentos, por lo que es necesario un sellado perfecto, o la combinación de cobre con el acero.

4. Barro

Pros: el barro es un tipo especial de cerámica y un material no metálico. Los objetos de barro (o terracota) se calientan y van liberando calor muy lentamente. Por lo tanto, son perfectos para cocinar a fuego lento y sin cambios bruscos de temperatura, como en el caso de vegetales, sopas, platos de arroz y estofados. Las ollas de barro son fácilmente lavables con agua tibia.

Contras: las ollas de barro son muy frágiles y pueden ser dañadas debido al choque térmico. Para evitar la rotura, se sugiere colocar las ollas de barro en agua fría durante unos minutos después del uso, para enfriarlas porque el calor reseca la arcilla y facilita la ocurrencia de grietas.

5. Porcelana

Pros: utensilios de cocina de porcelana tienen baja porosidad y alta dureza. Son ideales para la preparación de sopas y salsas. Se pueden utilizar tanto en el horno como en el microondas.

Contras: Tenga cuidado de no confundir la verdadera porcelana con otros utensilios de acero que sólo tienen un revestimiento externo de porcelana. No tienen nada que ver con la porcelana, sólo la usan para embellecer las ollas a causa del color del revestimiento.

6. Vidrio

Pros: el vidrio pyrex se considera un material particularmente adecuado para estar en contacto con alimentos. Es muy resistente al calor, una calidad que junto con la inercia química y la transparencia, lo hace especial para la producción de utensilios de cocina.

Contras: es frágil y no muy resistente a cambios de temperatura. No es un buen conductor térmico, lo que limita sus posibilidades de empleo, lo venden como protagonista para ser utilizado en el horno tradicional o en microondas.

Share this post

Deja tu comentario aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies