• 0 Items - 0.00
    • Tu carrito está vacío.
asparagus-1307604_1920

El huevo es ineludible cuando hablamos de la alimentación humana. Hablamos de un ingrediente culinario con usos que superan nuestra imaginación. Los huevos enteros se pueden utilizar para vincular mezclas, tales como rellenos y masas de croquetas, para hacer crecer pasteles, o pincelar un cocinado. Las yemas espesan salsas y forman emulsiones con aceite en salsas y mayonesas.

Las claras batidas hacen merengues, levantan soufflés y hacen ligeros los postres cubiertos. El huevo contiene agua, proteínas, grasas e importantes cantidades de vitaminas A, B1, B2, D y E, además de minerales, entre ellos el calcio, el hierro y el fósforo.

Sin embargo, incluso la cosa más simple de cocinar requiere un grado de cuidado y atención. Pero al final todo lo que implica es primero saber la manera correcta de proceder y luego felizmente serás capaz de hervir huevos perfectos para el resto de tu vida sin siquiera tener que pensar en ello.

Lo que necesitamos hacer en primer lugar, sin embargo, es memorizar algunas reglas muy importantes.

  1. Nunca hervir los huevos que han salido directamente de la nevera, porque los huevos muy fríos se hunden directamente en el agua caliente y son propensos a agrietarse.
  2. Utiliza siempre un temporizador de cocina. Tratar de adivinar el momento o incluso intentar acordarse de mirar el reloj puede ser peligroso.
  3. Durante la ebullición, la presión puede acumularse y causar grietas. Una manera simple de hacer frente a esto es hacer una pinchazo en el extremo redondeado de la cáscara, como a la izquierda, lo que permitirá que el vapor se escape.
  4. Nunca los tengas a todo gas: a fuego lento es todo lo que necesitan.

 

Cocer huevos: Paso a paso

  1. Coloca los huevos (después de lavados) suavemente en una olla. Llena la olla con agua, suficiente para que queden sumergidos.
  2. Añade una cucharada de sal, ayuda a los huevos a flotar durante la cocción y su descascarado es más fácil.
  3. Coloca la olla con los huevos al fuego.
  4. Una vez que el agua levante ebullición, coloca la tapa y apaga el fuego. Reserva por 10, 6 o 4 minutos (según desees la consistencia de la yema).
  5. Con la ayuda de una cuchara, coloca los huevos en una taza con agua fría y hielo durante un minuto.

 

Obviamente cada uno de nosotros tiene una preferencia personal en cuanto a cómo nos gusta nuestros huevos cocidos. Con los años encontrarás un método que es a la vez simple y confiable, y los diferentes tiempos que aquí se presentan parecen acomodarse a todos los gustos.

 

Tiempo de cocción

La consistencia de la yema depende del tiempo de cocción del huevo. Si es necesario, utiliza un temporizador.

  • 4 minutos: yema ligeramente líquida, cremosa y suave
  • 6 minutos: yema blanda y suave
  • 10 minutos: yema firme y suave

Prueba de la frescura del huevo

  1. Coloca el huevo en un vaso de agua
  2. Si permanece en el fondo, está fresco; si permanece en la cima del agua, no está fresco.

 

Y por supuesto, ahora que sabes como cocinarlos, ¿qué tal si los presentas del mejor modo posible? Te recomendamos nuestras cocottes, el mejor modo para conservar la temperatura de la cocción y tener una presentación deliciosa. Puedes comprarlas aquí

Share this post

Deja tu comentario aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies